Escritos

27 cosas que aprendí en mis 27 años

Sé que puedo parecer de 22 años, pero en realidad tengo 27.

Estoy otro año más cerca de tener 30.

Cielos… Me estoy volviendo vieja.

El hecho de que estoy más cerca de 30 de lo que estoy a 20 me ha asustado un poco, pero escuché que el envejecimiento es inevitable, así que supongo que podría abrazarlo, ¿verdad? En lugar de centrarme en todas las cosas que no he hecho o visto todavía, decidí enfocarme en todo lo que he aprendido sobre la vida y sobre mí misma.

A lo largo de estos 27 años he aprendido muchas lecciones, algunas de las cuales son cursis y cliché, otras son divertidas y alegres. Aquí te las comparto:

1. Tu felicidad es tu responsabilidad.
Confiar en los demás para hacerte feliz es insostenible. Nadie puede hacerte feliz. Ellos pueden ayudar, pero en última instancia, depende de ti.

2. Tu grupo de amigos puede cambiar a lo largo de tu vida.
Todos cambiamos a lo largo de nuestras vidas, y no podemos controlar eso. El mejor amigo de tu infancia podría no ser hoy tu mejor amigo y eso está bien. Sinceramente, no tengo el mismo grupo de amigos que tenía cuando estaba en la escuela primaria. Hice nuevos amigos y me reconecté con algunos viejos amigos. Muchas personas entrarán y saldrán de nuestras vidas.

3. Solo porque lo pienses, no significa que debas decirlo.
Nadie es un rayo literal de brillo y arco iris y felicidad todo el tiempo. Todos hemos tenido un pensamiento cabron una o dos veces (o más) pero no tienes que ser un imbécil, realmente no.

4. No a todos les gustarás, ¡y eso está bien!
Si a alguien no le agradas, no es necesariamente tu problema, es de él o ella, así que sigue adelante y recuerda cuánta gente te quiere. Centrarse en un huevo malo no arruina los otros once, simplemente arruina tu día.

5. Aprende a decir que sí.
A veces simplemente te vas a sentir como un vago flojo y no quieres hacer nada. Esto es cuando debes levantarte y hacer algo nuevo, divertido o lo que sea con otras personas. La parte más difícil de la mayoría de las actividades, ya sea hacer ejercicio, tener una cita o cualquier otra cosa, es llegar al lugar en sí.

6. «No, gracias, no quiero».
Es una razón perfectamente válida para no hacer algo. No tiene que inventar excusas o razones si no quiere hacer algo. «No.» es una oración completa.

7. Móntate en la montaña rusa.
Incluso si tienes miedo, valdrá la pena, y el viaje de altibajos es un viaje de autodescubrimiento. Siempre habrá una idea de cómo crees que debe ser tu vida, y cuando llegues allí, es probable que te esté esperando otra idea de cómo se supone que es la vida. No te preocupes por el futuro, todo lo que tienes es ahora, y ahora suele ser bastante increíble si miras hacia arriba.

8. Aprende a decir: «Lo siento».
Cuando puedes mirar a alguien a los ojos y disculparte sinceramente, puedes hacerte llamar adulto. Pedir disculpas a alguien significa que eres capaz de poner tu orgullo a un lado. A menudo nos aferramos a pequeños argumentos o desacuerdos debido a la terquedad. Al final, todas las relaciones se reducirán a una de estas dos opciones: dos perdedores o dos ganadores. Considera cuidadosamente si tu orgullo vale más que tu relación con los demás.

9. Siempre te sientes mejor después de hacer ejercicio.
Salir de la casa para hacer ejercicio es una de las cosas más difíciles que se pueda imaginar. Pero, el ejercicio es tan esencial para su salud física y mental. Nunca vuelves del entrenamiento y dices: «Ojalá no hubiera hecho eso». Así que hazlo. Estarás contento de haberlo hecho.

10. La vida es demasiado corta para decirle no a esa pizza.
La salud y el ejercicio son importantes, pero come ese pedazo de pizza si eso es lo que quieres. A quien le importa.

11. La vida de nadie es tan buena como su Instagram.
Todos vuelven a tomar mil veces la selfie y publican solo cuando la foto se ve impecable. Así que tranquilos.

12. La familia estará allí en los momentos más difíciles.
Las amistades a veces se debilitan, las relaciones terminan, y una vez que eso sucede, es la familia la que estará allí para apoyarme sin importar qué, incluso si no están necesariamente de acuerdo con tus decisiones.

13. Los objetos materiales no proporcionan felicidad duradera.
No soy una persona muy materialista, así que esto es algo que siempre he sabido. No tengo ropa de diseñador. Con el costo de una blusa de diseñador, puedo comprar al menos cuatro camisas en tiendas más baratas. No creo que sea menos feliz por eso, pero, aunque el dinero no te hará más feliz, si te hará la vida más fácil. Esfuérzate por sentirte cómodo financieramente, si la riqueza monetaria encuentra tu camino, entonces asombroso, felicidades, pero no dejes que la idea del dinero sea lo que te motive.

14. Todos los que conoces saben algo que tú no sabes.
Si tiene problemas para conversar con extraños, recuerde que todos tienen una historia que contar. Todos tienen algo que pueden enseñarte, pero es tu trabajo tratar de averiguar qué es.

15. Debemos dejar de juzgar a los demás, compararnos a nosotros mismos y ser tan críticos.
Siempre habrá alguien con un mejor trabajo, una cara más bonita, un cuerpo más tonificado. Vivimos en un mundo tan asesino que nos lleva a compararnos con todos. No puedo decir que nunca he hecho esto antes; todos lo hacemos.

No sabemos lo que alguien ha experimentado en su vida. No sabemos por qué las personas toman las decisiones que toman. Debemos dedicar nuestro tiempo a comprenderlos en lugar de criticarlos.

16. Las experiencias son más memorables que los objetos tangibles.
Cuando pienso en mis experiencias en la vida hasta ahora, estos son algunos de mis momentos más memorables (y ninguno de ellos tiene que ver con un objeto tangible):

– Viajes familiares a Estados Unidos, Costa Rica e Italia.
– Asistir a tres Jornadas Mundiales de la Juventud.
– Hacer por primera vez Couchsurfing.
– Bailar toda la noche con mis hermanas, amigos.
– Ir a conciertos y eventos al aire libre y conectarme con el momento.
– Vivir un año fuera del país y hacer voluntariado.
– Jugar futbol, el escondite, etc. en las Cumbres.
– Estar en un estadio en Rusia y ver a mi país jugar en su primer mundial de futbol.

Podría continuar, pero ninguno de esos recuerdos tiene que ver con ningún objeto tangible. Todas son experiencias memorables debido a las actividades en las que participaba y a las personas con las que pasaba el tiempo.

17. A veces realmente tienes que ser un poco egoísta.
A veces ponerse en primer lugar es el movimiento correcto.

18. Dios nos ama.
Incluso en medio de una profunda lucha, Dios te ama (incluso cuando lo odias).

19. Diviértete.
Haz cosas que te traigan alegría. Es bueno para tu alma. Y si involucra a otras personas, es aún mejor. Haz las cosas por el gusto de hacerlo. Añade alegría al mundo.

20. Intenta casi toda una vez.
Por supuesto, hay algunas cosas que nunca debes intentar, pero en general, no sabes lo que te estás perdiendo hasta que intentas algo nuevo.

Ya sea comida, música, citas o cualquier otra cosa, hay todo un mundo lleno de oportunidades que esperan ser exploradas.

Si no te gusta algo, entonces genial, ahora lo sabes. Sin embargo, si terminas amando algo nuevo, entonces «¡demonios, sí», ahora lo sabes!

21. El amor no duele.
La decepción si duele. El rechazo también. Lo mismo ocurre con los celos, las maldiciones o las promesas rotas.

Pero el amor no lo hace. En cambio, es lo que te puede curar de todas esas cosas que lastiman.

22. Sigue aventuras / Haz cosas que te asusten.
A veces las aventuras más espontáneas te darán algunos de los mejores recuerdos. Haz cosas que normalmente no harías. No estoy diciendo que arriesgues tu vida, pero haz algo que te asuste.

23. No evites la confrontación.
No importa lo difícil que sea, la confrontación es inevitable. Cuanto más espere para hablar con una persona sobre un problema, peor será.

24. No hay nada malo en quedarse en casa.
A veces me siento culpable de estar en casa todo el día o de tener un día perezoso. Pero honestamente, es una gran manera de recargar energías y prepararse para la semana. A veces sólo necesitamos tiempo a solas y no hay absolutamente nada de malo con eso.

25. No estás definido por tus errores.
Cada error, cada lío, es una nueva oportunidad para que encuentres quién eres. Es una nueva oportunidad para que crezca, aprenda y avance.

26. Está bien si tienes 27 y sigues soltero.
Tener pareja no tiene por qué ser mejor ni peor que estar soltero. Se trata de dos opciones igual de válidas. ¿Qué importa si no tienes un marido? ¿Qué importa si no tienes hijos?. Cada uno a su ritmo.

27. No es necesario tenerlo todo resuelto a los 27.
Honestamente pensé que iba a tener mi primer hijo a los 27, 28… Claramente, ese no es el camino que quiero en este momento. Todavía tengo mucho que hacer antes de eso. No te asustes porque aún no tienes idea de dónde puedes estar en 10 años. Mientras estés confiando y disfrutando del proceso que Dios está desplegando para ti, lo descubrirías eventualmente.

No pierdas el tiempo estresándote por tratar de saber exactamente quién eres o quieres. Todos hemos oído historias de personas que no encuentran sus pasiones hasta los 80 años de edad. No importa cuando lo encuentres. Sólo importa que lo encontraste. Usa este tiempo para probar cosas nuevas, aprender nuevas habilidades y explorar diferentes pasiones.

2 Comments

  • Carlfred

    Cada aprendizaje descrito Refleja la madurez y a la vez la soltura con que has sabido llevar cada etapa de tu vida, más de una persona se sentirá identificado y faltarán muchas más anecdotas por contar que seguramente en un futuro no muy lejano las podremos leer.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »