Jornada Mundial de la Juventud

Discurso de celebración de un año de la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil

Les comparto el discurso que leí en portugués en el año 2014 (lo traduci a español para ustedes) para los feligreses de Juiz de Fora, ellos realizaron una misa para celebrar el aniversario de un año de la Jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro 2013:

«Soy Sara de Panamá y quiero compartirles unas palabras sobre la bella experiencia que vivi en Juiz de Fora el año pasado en la semana de la pre jornada de la Jornada Mundial de la Juventud.

Hace un año, llegué a Juiz de Fora para vivir mi primera Jornada Mundial de la Juventud. Para mí,  fue un sueño asistir a esta Jornada ya que desde la Jornada en Australia estaba deseosa de asistir a una.

Cuando llegue a Brasil estaba muy ansiosa, ya que no sabía lo que iba a suceder en la semana de la pre jornada. Recuerdo, que estábamos en la iglesia de San Mateo un grupo de 9 panameños.

Ese primer día fue súper largo, muchas cosas sucedieron pero lo que más recuerdo es la sensación de sentirme en casa. Entre misas, rosarios, visitas a los enfermos en el hospital, visitas a puntos turísticos de la ciudad, entre otras cosas pasó la semana de la pre jornada.

El segundo día de la pre jornada, pregunté a una de las chicas de mi grupo, ¿Cuál fue el día en que llegamos a Juiz de Fora? y ella me respondió: Sara ayer, ayer… No creía que apenas solo dos días habían pasado porque sentía como si los voluntarios fueran amigos míos de toda la vida.

Entre cantos, danzas, risas y conversaciones hicimos amigos para toda la vida. No hay duda de que la pre jornada dejó su huella en cada uno de los peregrinos que estuvo esa semana en esta ciudad. Estoy segura de que todos recuerdan la semana como una experiencia única, una experiencia que nos enseñó que no importa el idioma que usted habla, si usted quiere comunicarse puede hacer señales para ser comprendido. Todos los voluntarios fueron una bendición para nosotros. Yo sé que los brasileños en general son muy afectivos y receptivos, pero ustedes se mostraron mucho más que eso.

Entre lágrimas, una mezcla de sentimientos, dejamos esta ciudad que nos dio una de las semanas más bellas de nuestras vidas donde tuvimos la oportunidad de conectarnos con nuestro Padre Dios.

Llegando a Río de Janeiro estábamos emocionados de vivir la semana con el Papa Francisco, pero también sabíamos que íbamos a extrañar esta ciudad llamada Juiz de Fora, ya que nos enamoramos a primera vista de esta pequeña ciudad por su gente.

Miren como Dios es un padre perfecto, ya que en medio de 3 millones y medio de personas en la ciudad de Rio de Janeiro, me encontré con mis amigos voluntarios de San Mateo dos veces (los chicos que nos recibieron en Juiz de Fora), la primera vez en la estación Carioca y la última en la Vigilia de Copacabana.

La semana en Río fue maravillosa, pero la Jornada no estaría completa si no hubiéramos pasado por aquí.

– Quiero hacer un paréntesis y dirigir una palabra a los misioneros continentales. La misión en Bocaina de Minas este fin de semana pasado fue algo especial y diferente para mí. Personalmente pensaba que la misión era evangelizar a otras personas, pero Dios me evangelizo a mí. A veces pensamos que estamos haciendo el bien para los demás, cuando el beneficio mayor es para sí mismo. Fuerza! para todos esos jóvenes que están realizando estas misiones este año, ya que están haciendo lo que el Santo Padre nos envió en la Jornada, «tomar las calles y divulgar su evangelio». Gracias por hacerme sentir como parte del grupo.

Me alegra mucho que ustedes hayan tomado tan en serio las palabras de esta canción:

Cristo nos invita:
“Vengan, mis amigos”
Cristo nos envía:
“¡Sean misioneros!”
 —————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Feligreses de Juiz de Fora, estoy seguro de que los franceses, italianos, panameños, chilenos, argentinos, holandeses y un sueco agradecen a las familias que nos recibieron en sus casas, a los jóvenes voluntarios que nos acompañaron en todas las actividades de la semana y a todos aquellos que hicieron posible que la semana de la pre jornada fuera maravillosa.

Ahora quiero leer un poema que mi hermana escribo el año pasado después de la jornada en español.

A Mi Querido Brasil:

Esta experiencia no duro para siempre

pero en mi corazón durara por siempre.

Porque Brasil no es un país

que uno va y no vuelve

Brasil no es un país de primer mundo

pero el corazón de los brasileños permanece en mi mundo

porque la JMJ no es algo casual

es una experiencia transcendental

la JMJ me hizo amar a un país tan desigual

negros y blancos tu miras pasar

sin definir su clase social

un pensamiento nació en mi mente

cuando conocí a toda esa gente

que peregrina yo sería

más no parte de sus vidas.

Rio de Janeiro fue escenario

de algo magnifico, sobrehumano

millones de peregrinos viajamos ¡Porque con Cristo estamos!

Gracias, los veo en Cracovia y que Dios los bendiga!

Autora: Isabel Arosemena.

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

*Yo fui a la Jornada Mundial del 2013 y regrese a Brasil el siguiente año para hacer un voluntariado. Casualmente estuve presente en esta misa de celebración en Juiz de Fora y me solicitaron escribir este pequeño discurso. Adicionalmente, en este viaje que hice por mi voluntariado tuve la oportunidad de asistir con un grupo llamado Misioneros Continentales a una evangelización en una pequeña ciudad de Brasil llamada Bocaina de Minas.

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————–

Portugués: 

Eu sou Sara do Panama, eu quero dizer umas palavras sobre a bela experiência em Juiz de Fora no ano passado na semana Missionária.

Mais de um ano atras, eu cheguei a Juiz de Fora. Foi a minha primeira Jornada Mundial da Juventude. Desde da Jornada na Austrália estava tentando participar de uma e foi um sonho para mim estar aqui.

Eu estava muito ansiosa, não sabendo o que ia acontecer nesta Semana Missionária. Estávamos na igreja de São Mateo  um grupo de 9 panamenhos.

Esse primeiro dia foi super longo, muitas coisas aconteceram. Mas o que mais me lembro é a sensação de sentir em casa.

Entre missas, terços, visitas aos doentes no hospital, visitas a pontos turísticos da cidade, entre outras coisas passou a semana missionária.

Lembro-me do segundo dia, perguntei a uma das meninas no meu grupo, qual foi o dia em que nos chegamos a Juiz de Fora e ela me respondeu: Sara ontem, ontem… Nos nao acreditavamos que apenas dois dias tinham passado e nos sentimos como se fôssemos amigos de longa data com os voluntarios.

Entre canto, dança, risos e conversas fizemos amigos para a vida toda. Não há dúvida de que a semana missionária deixou sua marca a cada um dos peregrinos que estávam naquela semana em sua cidade. Tenho certeza de que todos se lembram da  semana como uma experciencia unica, uma experiência que nos ensinou que não importa o idioma que você fala, se você quer se comunicar pode fazer sinais para ser compreendido. Vocês todos os voluntários foram uma bênção para nós. Eu sei que os brasileiros em geral são muito afetivos e receptivos, mas vocês se mostraram muito mais que isso.

Entre lágrimas, uma mistura de sentimentos, que deixamos esta cidade que nos deu uma das mais belas semanas de nossas vidas. Onde tivemos a oportunidade de  nos conectar com o nosso Pai Deus.

Chegando no Rio estavamos emocionados de viver a semana com o Papa Francisco, mas também sabendo que iriamos ter saudades dessa cidade chamada Juiz de Fora que nos apaixonamos a primeira vista por sua gente.

Olhem como Deus e um pai perfeito,em meio de 3 milhoes e meio de pessoas, eu encontrei meus amigos de Sao Matues duas vezes, a primeira vez na Estacao Carioca e a ultima na vigilia de Copacabana.

A semana no Rio foi maravilhosa, mas a Jornada não estaria completa  se nao estivessemos passado por aqui.

Quero fazer um parentesis e dirigir uma palavra aos missionarios continentais. A missão em Bocaina de Minas neste fim de semana passado foi algo especial e diferente para mim. Pessoalmente pensava que a missao era evangelizar outras pessoas, mas Deus me envangelizou. As vezes pensamos que estamos fazendo o bem para os outros, quando o benefício  maior e para si mesmo. Forca jovens que fizeram esta missão este ano, é que o Santo Padre nos enviou na Jornada. Tomar as ruas e divulgar o seu evangelho. Obrigado por me fazer sentir como parte do grupo.

Estou impressionado que vocês tenham tomado como valor as palavras da canção.
Cristo convida-nos:
«Venham, amigos MEUS!»
Cristo nos envia:
«Sejam Missionários!»

Pessoas de Juiz de Fora, eu tenho certeza de que os francês, italianos, panamenhos, chilenos, argentinos, holandês e um sueco agradecem às famílias que nos receberam em suas casas, aos jovens voluntários nos acompanharam em todas as atividades da semana, e a todos aqueles que tornaram possível a semana Missionária ser maravilhosa.

Agora quero ler uma poema que minha irmã escrevo o ano pasado después da jornada em espanhol.

A Mi Querido Brasil:

Esta experiencia no duro para siempre

pero en mi corazón durara por siempre.

porque Brasil no es un país

que uno va y no vuelve

Brasil no es un país de primer mundo

pero el corazón de los brasileños permanece en mi mundo

porque la JMJ no es algo casual

es una experiencia transcendental

la JMJ me hizo amar a un país tan desigual

negros y blancos tu miras pasar

sin definir su clase social

un pensamiento nació en mi mente

cuando conocí a toda esa gente

que peregrina yo sería

más no parte de sus vidas.

Rio de Janeiro fue escenario

de algo magnifico, sobrehumano

millones de peregrinos viajamos ¡Porque con Cristo estamos!

Obrigada, vejos voces na Cracovia e que Deus os abencoe.

Autora: Isabel Arosemena.

Escrito por: Sara Arosemena

————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »