Familia

Soy la séptima de 10 hermanos, parte de mi historia

Siendo sincera desde que mi hermana empezó su blog ya hace casi dos años no me había decidido o tal vez interesado por escribir en su blog. Siempre he pensado que soy buena con las palabras, pero raramente comparto con personas fuera de mi círculo de amistades acerca de mis experiencias. La primera vez que hice una entrada (que ya no esta por que se borro) hable un poco de mi en general, pero en esta segunda oportunidad me gustaría hablarles desde lo más profundo de mi ser y darle una perspectiva mucho más amplia de quién es Isabel Arosemena.

Siempre he tenido dos grandes pasiones, la música y el conocimiento. La música representa mi lado artístico y libre donde el racionalismo y el conocimiento no tiene lugar, donde puedo crear e imaginar cosas casi imposibles, donde los sueños toman lugar y sigo mi intuición. En este estado artístico todo es posible pero regularmente no se mantiene por mucho tiempo. Por otra lado, se encuentra el conocimiento que representa mi otra pasión ya que soy una persona que vive dia a dia sedienta de conocimiento, el hecho de aprender, entender el núcleo de las cosas, probar teorías y llevar a conclusiones inimaginables hacen que el conocimiento sea una de mis grandes pasiones.

Ahora bien te preguntaras por que me tomo el tiempo de hablarte de mis grandes pasiones, pues una importante razón es que quiero que en tu vida logres identificar tus pasiones, para conseguir que estas pasiones sean tu realidad del hoy, y también quiero que al saber mis pasiones puedas entender el porque soy como soy.

Para resumirte mi historia y como ya lo sabes por medio del blog, provengo de una familia de 10 hermanos con dos padres dedicados a nosotros y que han hecho lo posible por darnos todo. Soy la séptima hija de la tribu, cuando nací un 23 de mayo de 1996 mis padres no hace poco acababan de mudarse a nuestra nueva casa en las cumbres, Santa Mónica en Panamá, en donde para ese momento no estaba terminada y contaba con un piso de piedra y muy pocos muebles. Mis padres se querían mudar lo antes posible ya que todo el dinero de los ahorros lo estaban usando para la construcción de nuestra primera y única casa que fue el escenario de muchas de nuestras vivencias de nuestra niñez. Te cuento esto para que sepas que antes de este año no contábamos con una lugar que podríamos llamar casa o como decía mi hermanita Gabriela cuando estaba chiquita “Taza”. Además, como te podrás imaginar mi madre no trabajaba ya que debía cuidarnos en casa, y mis hermanas mayores hacían el papel de madres cuando mis padres no estaban.

Crecí en un hogar donde todo era compartido, donde nunca tuve un cuarto sola, ni un baño personal, ni mucho menos propios juguetes porque siempre jugábamos en la posición en “todos para todos”, y donde la ropa nueva era donada y solo nos compraban ropa en navidad o cuando se podía, pero no estoy diciendo esto para que sientas penas por nosotros ni mucho menos, te digo esto para que logres entenderme de porque soy como soy y que toda vivencia, situación de dificultad es una oportunidad de aprendizaje para toda la vida.

Mi grupo de apoyo es y siempre será mi familia, las familias no son perfectas pero si hay amor, respeto y unión son armas imparables. Mis hermanos son como mis amigos y mis padres mis consejeros, yo he cometido muchas tonterías en mi vida pero aun así ellos nunca me abandonaron, ni el sentimiento de enojo o decepción puede destruir una verdadera familia.

Para terminar esta entrada me gustaría hacerle saber que pronto les compartiré muchas de mis vivencias, consejos, entre otros cosas mientras vivo aquí en Suiza y también para hacerle un idea de lo difícil y emocionante que es vivir, trabajar y estudiar en el extranjero y más en un país “modelo” como Suiza.

Me despido de ustedes lectores y espero que en cada entrada puedan descubrir quién soy en realidad y puedan lograr percibir la verdadera Isabel Arosemena a través de mis palabras.

Au revoir!

Translate »